Sangre Falsa Espesa

Sangre Falsa Espesa

 

Sangre Falsa Espesa (Juguete)

Desde Nueva: 3,98 € En Stock
comprar ahora

Descripción del producto

  • Tubo de 7,3 ml
  • Lavable a máquina en agua tibia
  • Evitar todo contacto con los ojos
  • Puede provocar reacciones alérgicas.

 

Vampirismo y ciencia ficción

De la misma forma que en la literatura, algunas películas de vampiros han preferido cambiar el vampirismo como un horror sobrenatural a un horror de ciencia ficción.

La más famosa, es sin duda alguna, The Thing from Another World (1951), una adaptación del relato homónimo de John W. Campbell Jr., el auténtico “padrino” de la época dorada de la ciencia-ficción de los Estados Unidos en la década de 1950. Esta película, dirigida por un ignoto Christian Nyby y producida por Howard Hawks, nos presenta a un grupo de científicos y militares que descubre una nave espacial –y a su congelado piloto– en el Ártico. Cuando lo trasladan a la base, el alienígena vuelve a la vida y comienza a alimentarse con la sangre de los miembros del contingente. Así se van sucediendo diversas situaciones, incluyendo el descubrimiento de la naturaleza cuasi-vegetal del visitante y los extraños huevos que esconde en el invernadero de la base, hasta que deviene el lógico desenlace en el que los hombres logran derrotarlo. En 1982 John Carpenter realizó un interesante remake de esta historia, con el que ubica la acción en la Antártida. La película, titulada sencillamente The Thing.

La novela Soy Leyenda de Richard Matheson ha sido adaptada en cuatro versiones diferentes: The Last Man on Earth (1964), dirigida por el italiano Ubaldo Ragona, The Omega Man (1971), dirigida por Boris Sagal y I am Legend (2007), dirigida por Francis Lawrence, siendo esta última versión, a pesar de algunos cambios, la más fiel a la novela. Este mismo año también se estrenó I am Omega, una versión de bajo presupuesto, dirigida por Griff Furst, que salió directamente en DVD un mes antes que la película de Francis Lawrence, y que ha generado cierta confusión entre ambas películas.

Como en Soy Leyenda, las películas canadienses Rabid (1976) de David Cronenberg y Red-Blooded American Girl (1990) de David Blyth, el vampirismo es asociado a una especie de virus.

Un clásico en las películas de ciencia ficción fue Planet of the Vampires, dirigida por Mario Bava en 1965. Esta película fue realizada con un modesto presupuesto, y contaba la historia de una nave espacial que descendía sobre un planeta deshabitado, en el que encontraba una nave extraterrestre abandonada, poblada sólo por los restos de un gigantesco ser alienígena momificado. En esta película se anticipan muchos elementos que reaparecerán posteriormente en Alien de Ridley Scott.

Otra película de ciencia-ficción que retoma el tema vampírico clásico es Queen of Blood (1966) –también conocida como Planet of Blood–, una producción norteamericana que mezcla partes de una película rusa del espacio con nuevas tomas protagonizadas por actores locales. La historia presenta a una alienígena que es rescatada por una nave terrestre, y que va seduciendo a cada tripulante con el objeto de beber su sangre.

Para 1985 aparece una nueva historia que mezcla alienígenas y vampirismo, sin ninguna conexión con la mencionada Queen of Blood, y con una calidad enormemente superior. Se trata de la película Lifeforce, dirigida por Tobe Hooper, basada en la novela titulada The Space Vampires, de Colin Wilson.

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: