Mi vampira traviesa

Mi vampira traviesa

 

Descripción del producto

Edith White es joven y hermosa. Nunca ha tenido una vida fácil, es una vampira cuyo destino le fue impuesto y no piensa tolerar que nadie más le diga cómo tiene que hacer las cosas.
Se guía por su propio código… hasta que Jonathan Brown se cruza en su camino y no para hacerle la vida más fácil.
Es atractivo, seductor y de la misma naturaleza que ella. Le enseñará que en la vida a veces merece la pena dejarse llevar y olvidar al resto del mundo.
Pero es algo que Edith no puede hacer cuando sabe que Ian y Samantha podrían estar en peligro por su culpa.
Tendrá que enfrentarse a muchas cosas, incluso a la verdad que le fue negada hace años, para conseguir la vida que desea.
¿Lo logrará a pesar de que quizás tenga que renunciar a algo importante para ella?

Capitulo-I

En la tienda no había mucha gente. La dueña, Edith White y su
ayudante Samantha Walker, estaban revisando los nuevos pedidos que
habían llegado mientras colocaban los expositores.
Quedaba mucha mercancía en el almacén y a Edith le preocupaba,
pero tenía todos sus sentidos alerta después del robo de unos meses atrás.
No quería correr más riesgos. En aquella ocasión, se habían llevado varios
objetos muy valiosos, en los que estaban incluidos: un joyero y un anillo
muy importantes para ella. No solo por el valor económico de éstos; eran
muy preciados, porque pertenecieron a su familia desde hacía
generaciones, y eran de las pocas cosas que había podido conservar.
Su vida no había sido fácil jamás, pero había logrado sobrevivir, y al
igual que ella, esos pocos objetos habían sido capaces de permanecer
ilesos a través de los años.
Tuvo que esforzarse mucho para lograr encontrarlos y recuperarlos.
Esa era ya la segunda vez y no pensaba dejar que ocurriera lo mismo una
tercera. Se prometió a sí misma, que si podía encontrar a las personas
que abrieron su caja fuerte de alta seguridad como si tal cosa, pagarían
muy caro su desfachatez. Y no los llevaría ante la ley, sino que tendrían
que enfrentarse a ella. Y como siempre, perderían…

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: